Alberto Alonso, uno de los artífices de la escuela cubana de ballet

0

El coreógrafo y bailarín cubano Alberto Alonso fue fundador del Ballet Nacional de Cuba y legendaria personalidad de la danza del siglo XX. Creador de verdaderos hitos del ballet moderno como Carmen, El solar y El Güije, Alonso fue artífice de la ”escuela cubana de ballet”, convirtiendo la sensualidad popular, los ritmos afrocubanos y la tradición folclórica en materia de estilización clásica.

Nacido en La Habana en 1917 en el seno de una familia acomodada, Alonso recibió sus primeras clases de ballet con profesores rusos en la sociedad Pro Arte Musical de La Habana, a comienzos de los años 30. Por esa época también cursó estudios en el Springhill College, en Mobile (Alabama).

Pero en 1933 retornó a Cuba y dos años después su profesor Nicolai Yavorsky, cercano amigo del fundador del Ballet Ruso de Montecarlo, lo recomendó para que integrara la compañía, que le permitió viajar por el mundo e interpretar papeles principales en obras como El príncipe Igor y Petrouchka.

Al calor de la II Guerra Mundial terminó su estancia en Europa con el Ballet Ruso de Montecarlo (1935-1940). Alonso viajó a EEUU y luego de una etapa de dura sobrevivencia, se incorporó al American Ballet Theatre (ABT) en 1943.

El coreógrafo y bailarín cubano Alberto Alonso fue fundador del Ballet Nacional de Cuba

Participó en la comedia musical Yolanda y el ladrón (1945), protagonizada por Fred Astaire y Lucille Bremer, bajo la dirección de Vicente Minelli, y en 1948 regresó a la isla para formar parte del nacimiento de un proyecto que en breve se erigió en una cátedra danzaria de nivel mundial: junto a su hermano Fernando Alonso y su entonces cuñada Alicia Martínez (la prima ballerina assoluta Alicia Alonso), fundó el Ballet Alicia Alonso, renombrado luego como Ballet Nacional de Cuba (BNC).

Con el BNC cumpliría un brillante magisterio como coreógrafo, con más de 100 piezas de su autoría. Pero sin dudas su obra más memorable es Carmen, la creación coreográfica cubana que más versiones ha tenido internacionalmente.

Fue tras ver la presentación en Moscú de El Solar, en 1966, que la célebre bailarina rusa Maya Plisetskaya le pidió a Alonso una adaptación de Carmen para interpretarla ella. La obra se estrenó con un rotundo éxito en el Teatro Bolshoi el 20 de abril de 1967, en medio de un agrio debate con Alicia Alonso, que pretendía presentarla primero en La Habana.

En noviembre del 2005, el coreógrafo participó como invitado de honor de Plisetskaya para el montaje de Carmen, en ocasión de los festejos por el 80 cumpleaños de la famosa bailarina.

En el exilio, Alonso prosiguió su labor coreográfica y ejerció como profesor del Santa Fe Community College de Gainsville desde el 2000.

Con el BNC cumpliría un brillante magisterio como coreógrafo, con más de 100 piezas de su autoría

Su primera creación como artista exiliado fue ¡Sí señor! es mi son, estrenada por el Ballet Hispano de Nueva York en 1995.

En septiembre del 2006, el Festival Internacional de Ballet de Miami le confirió el Premio a una Vida por la Danza.

Aunque estuvo casado en dos ocasiones anteriores (con las bailarinas Alexandra Denísova y Elena del Cueto), su matrimonio con la también bailarina Sonia Calero significó una dupla profesional destacada. Para ella creó las piezas: La rumba y El solar, llenas de autoctonía y creatividad.

Alberto Alonso es la figura más notable de la coreografía cubana en el siglo XX, por su trayectoria internacional y por haberle insuflado al ballet cubano el aire tropical de nuestra gente, sin caer en pintoresquismos ni estereotipos, ni abandonar las esencias del más estricto academicismo ballético.

El ex bailarín, maestro, director de compañía y coreógrafo Alberto Alonso murió el 31 de diciembre del 2007 en su casa de Gainesville, Florida, a los 90 años.

Inline
Dale Like si no lo has hecho para que nos apoyes a seguir creciendo
Inline
Dale Like si no lo has hecho para que nos apoyes a seguir creciendo