Carmen Zayás Bazán, la hermosa camagüeyana que amó Martí

0

La mujer que más amó José Martí fue sin dudas la hermosa camagüeyana Carmen Zayas Bazán con quien contrajo matrimonio el 20 de diciembre de 1877 y quien le dio su único hijo, José Francisco.

Carmen Zayas Bazán nació en el Camagüey un 29 de mayo de 1853. Fue la tercera hija del matrimonio de Francisco Zayas Bazán Cubillas e Isabel María Hidalgo y tuvo cinco hermanas y cuatro hermanos. Su padre, rico hacendado de Puerto Príncipe, era propietario del ingenio Monte Grande y descendía de una de las familias de más antiguo linaje del Camagüey.

Con el estallido de la Guerra del 68 la familia Zayas Bazán – Hidalgo vio destruidas sus plantaciones de caña de azúcar y en 1871 decidió emigrar a México.

Sería en tierra azteca donde se conocerían los jóvenes Carmen Zayas Bazán y José Martí. En 1877 al partir este último hacia Guatemala ya estaba comprometido con Carmen, con la que se casaría el 20 de diciembre de 1877 en la Capilla del Sagrario Metropolitano de México. Tras la boda partieron en viaje de novios a Acapulco y luego se trasladaron a Guatemala donde trabajaba Martí. Allí permanecerían hasta el 27 de julio de 1878, fecha en que, vía Honduras se trasladaron a La Habana.

Vidas separadas

Poco más de un año después de llegar a Cuba, y cuando ya había nacido José Francisco, único hijo que tuvo la pareja, Martí sería deportado a España por su labor conspirativa contra el poder español.

A partir de ese momento las vidas de José Martí y Carmen Zayas Bazán tomarían caminos separados. Él se consagraría por completo a la causa de la independencia de Cuba y Carmen, que no compartía su pasión, a la crianza del pequeño José Francisco. La pareja se reuniría en varias ocasiones, pero el matrimonio nunca volvería a ser estable.

Sin embargo, nadie puede dudar que Martí amó profundamente a Carmen Zayas Bazán y sufrió tanto como ella que la unión conyugal no funcionara. En un poema publicado en 1888 y dedicado a su esposa expresaría:

Es tan bella mi Carmen, es tan bella,

que si el cielo la atmósfera vacía

dejase de su luz, dice una estrella

que en  el alma de Carmen la hallaría

El rompimiento definitivo tras varios intentos de revivir el matrimonio ocurriría en agosto de 1891, cuando por medio de un amigo común, Carmen Zayas Bazán recibió el pasaporte del consulado español en Nueva York para trasladarse a La Habana.

Tras la muerte de Martí

Nunca más se vieron Carmen y Martí.

Cuando el Apóstol de Cuba cayó en combate en los campos de Dos Ríos, la que aún legalmente era su esposa, intentó reclamar su cadáver a las autoridades españolas y, cuando su  único hijo José Francisco decidió marchar a los campos de Cuba libre, no se lo impidió, a pesar del temor de la pérdida.

Nunca más se casó Carmen Zayas Bazán y durante la República no sacó provecho de su relación pasada con José Martí. Apenas y discretamente acompañó en algunos actos oficiales a su hijo José Francisco que llegó a ostentar altos grados y cargos militares en el ejército cubano.

Carmen Zayas Bazán murió en una casona de la calle 8 entre 21 y 19 en el Vedado habanero el 15 de enero de 1928. Allí se encuentra todavía una tarja que honra su memoria, colocada por la iniciativa de los veteranos cubanos del Ejército Libertador.