Conociendo Cuba desde el corazón de la Isla

Blancas, jóvenes y bonitas, así tienen que ser las mujeres que deseen trabajar en los restaurantes privados en Cuba

Es cierto que en estos tiempos, en el mercado del empleo compite mucho la imagen de la persona que aspira a un puesto de trabajo, y no estoy hablando de Europa ni de otros países del llamado primer mundo, también en Cuba cuando leemos un anuncio solicitando empleadas no faltan “requisitos”: jóvenes, altas, de buena figura y blancas, porque existe esa discriminación expuesta a todas luces.

Para esos empleadores, sobre todo, de restaurantes, bares, cafeterías, lugares donde se atienden turistas, las voluptuosidades y redondeces del cuerpo femenino tienen el mayor porcentaje de aceptación a la hora de hacer la elección o ¿acaso casting? Sí, porque parece que se tratara de una selección para un rol artístico en televisión o cine.

Conocen que la mujer constituye un objetivo de impacto prioritario para la publicidad. Esos anuncios enaltecen un estereotipo de género, el cual marca como indispensable ser joven, bonita y esbelta. Dicho de otra forma, persisten en la idea de que una chica puede vivir de su belleza y de su cuerpo, y dejan a un lado su inteligencia.

La imagen, la apariencia sometida a cánones de belleza mediatizada por la propia industria, constriñen en gran medida las posibilidades laborales, sobre todo, en aquellas áreas de trabajo que implican una exposición pública. No se pone el acento en la capacidad profesional de las féminas, sino solamente se destaca su aspecto físico.

Y lo peor es que no se puede hacer mucho o nada contra quien no te contrata por “no ser tan agraciada”, de más edad, de raza negra, porque no vas a poder demostrarlo, ya que los empleadores argumentan otras subjetividades difíciles de comprobar.

Entre los requisitos que se solicitan están la edad y se aclara que prefieren la juventud a la experiencia; el estado civil, porque ser soltera y sin cargas familiares o hijos a cargo representan puntos a favor; ser una joven hermosa y atractiva y enviar una foto en un currículo puede no argumentar mucha calificación profesional, pero sí un perfil en el cual destaque la belleza.

En los anuncios, publicados principalmente en los portales de empleo, se puede verificar el rango de edades que piden los empleadores: 80 por ciento de ellos es hasta los 35 años de edad.

Ellos no se interesan por quienes son denominadas geeks, o sea, entusiastas hasta la obsesión por el conocimiento, conocedoras y amantes de temas de tecnología, o por aquellas que sin llegar a esa denominación tengan cultura, educación, se caractericen por su seriedad ante el trabajo y sean destacadas por su rendimiento y productividad.

La búsqueda de chicas de busto pronunciado, cintura de pocos centímetros, cara bella, esbeltez y marcada coquetería que hacen torcer el cuello al cliente está marcando tendencia que deja en desventaja a las que no tienen esos atributos, pero sobre todo fomenta la discriminación y afianza el estereotipo de la mujer como objeto publicitario y sexista.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

También podría gustarte

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar Leer más...