Perros chinos: Origen, curiosidades y algunas creencias muy raras que tienen los cubanos sobre estos canes lampiños

0

Los llamados perros chinos, esos canes lampiños de colores que oscilan entre el gris y el negro son despreciados por muchos debido a su piel desprovista de pelos lo que los hace semejarse a las ratas.

Estos canes carecen de pelo a excepción de algunos mechones en la cabeza y en la punta de la cola, sus orejas son largas y erguidas, su figura esbelta, su cola arqueada hacia arriba y su piel muy caliente.

Los españoles le llamaron “perros chimú”, denominación que con el tiempo derivó en “perros chinos”, apelativo a estos asiáticos que arribaron como semiesclavos al Perú y que venían desnudos.

¿Perro chino?

En realidad los perros chinos no son originarios de China, ni tampoco de México, como erróneamente creen algunos, sino como se mencionó antes, de Perú. Allí, en Sudamérica los encontraron los conquistadores españoles a su llegada, criados con especial cuidado por los incas que los utilizaban para calentarse en las noches.

Algunos consideran que el perro lampiño mexicano no es una especie autóctona, sino que desciende de los perros chimú que llevaron los españoles
Algunos consideran que el perro lampiño mexicano no es una especie autóctona, sino que desciende de los perros chimú que llevaron los españoles

Algunos afirman que estos cánidos lampiños llegaron de Asia durante la primera migración humana que arribó a Norteamérica, aunque otros no están de acuerdo y consideran más probable que su presencia tan al sur se debe a que fueron introducidos por polinesios o africanos que recalaron en las costas de América del Sur antes de la llegada de los primeros europeos.

Los ahora conocidos como perros chinos eran ya muy apreciados por los vicus, cultura preincaica hace más de 3 500 años. La cultura chimú, también del Perú, que adoraba la luna, también les mostró especial aprecio y decoró sus vasijas con su imagen.

¿Perro medicinal?

Existen en Cuba algunas creencias asociadas a los perros chinos, esos canes lampiños de color gris o negro. Gran cantidad de isleños juran que si un asmático duerme en la misma cama con un asmático, este último le pasará la enfermedad al animal; mientras en Camagüey algunos dan de comer can las sobras de los enfermos con el objetivo mismo de curar el asma.

Esta creencia de que los perros chinos tienen propiedades antiasmáticas parece estar muy extendida en el país, en incluso tiene múltiples variantes sobre la forma de logar eliminar la enfermedad: Una de las más curiosas (y más peligrosa para el perro), asegura que para eliminar el asma es necesario tomar el agua de la hervidura de un perro chino.

También se considera que estos perros sin pelo curan el reuma y alejan el mal de ojo. Su cuerpo caliente – creen en Cuba y en buena parte del continente – sirve, además, según el imaginario popular como desinflamante.

Inline
Dale Like si no lo has hecho para que nos apoyes a seguir creciendo
Inline
Dale Like si no lo has hecho para que nos apoyes a seguir creciendo