Conociendo Cuba desde el corazón de la Isla

Gregorio Bustamante, el general hondureño que juraba ser hijo de Antonio Maceo

La descendencia natural del Lugarteniente General Antonio Maceo ha sido, a lo largo de los años, motivo de grandes controversias entre historiadores y chismosos. Hombre galante y atractivo para las mujeres, al Titán de Bronce se le atribuyó descendencia fuera del matrimonio tanto en Cuba como en Centroamérica, donde vivió exiliado por muchos años. Uno de estos supuestos hijos fue el coronel del ejército de Honduras, Gregorio Bustamante.

Este militar, cuya madre Pastora Bustamante mantuvo un romance extramarital con Antonio Maceo durante el tiempo que este sirvió en el ejército de Honduras, aseguraba ser hijo del héroe cubano y se hacía llamar Gregorio Bustamante Maceo.  Incluso, llegó a visita Cuba en 1951, donde se reunió con el cardenal Arteaga, con el propósito de probar su vínculo filial con el general Antonio.

Durante esa visita, el coronel Bustamante, mostró una foto del general Maceo dedicada a él y fechada en 1894 con la dedicatoria “a mi hijo Gregorio, mi capitancito” y aseguró que la última vez que vio a su padre fue en 1885, a la edad de 11 años, cuando este abandonó definitivamente Honduras.

Gregorio Bustamante vivió hasta su muerte orgulloso de “llevar la sangre” de Antonio Maceo y en 1938 escribió un folleto que circuló profusamente en Cuba en el que hacía gala de este sentimiento. Un ejemplar de estos llegó a manos del Dr. Ramón Grau San Martín, quien en 1940 le invitó a visitar Cuba; mas, el presidente Fulgencio Batista, temeroso de que su rival político sacara ventaja del convite obstaculizó la visita que finalmente se concretó en 1951.

Un hijo de Antonio Maceo en Centroamérica

Cuando se conoció en Cuba la noticia de que Antonio Maceo tenía un hijo natural en Centroamérica el pueblo se entusiasmó de inmediato y se vendieron bastantes periódicos.  Sin embargo, los historiadores fueron reticentes a creer la historia desde el principio, en especial por las incongruencias en las fechas manejadas por Bustamante Maceo en su folleto de 1938.

Tanto Joaquín Llaverías como José Luciano Franco, demostraron ante la Academia de la Historia de Cuba que, si bien el general Antonio Maceo sostuvo un romance con Pastora Bustamante en Honduras a partir de 1882, era imposible que Gregorio Bustamante fuera su hijo, pues había nacido en 1874, siete años antes de la llegada del héroe cubano a Centroamérica.

Antonio Maceo sí tuvo un hijo fuera del matrimonio (su único descendiente probado), pero no en Honduras, sino en Jamaica, durante su paso por esa Isla tras la Guerra Grande. Su nombre era Antonio Maceo Marryat y fue reconocido por el Titán de Bronce… pero esa es otra historia.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

También podría gustarte

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar Leer más...