Capilla Central del Cementerio de Colón, un lugar de paz (+ Fotos)

Decenas de difuntos reciben diariamente el adiós definitivo en la Capilla

0

La Capilla central del Cementerio de Colón es un bello lugar en el que reina la paz. Con sólo traspasar su umbral se encuentra el visitante ante un imponente óleo que representa el Juicio Final, obra del pintor cubano Miguel Melero. Precisamente, es frente a este cuadro donde a diario los sacerdotes suelen despedir los difuntos que se dirigen a su última morada y que los dolientes, en una tradición que nada ni nadie a podido romper, “pasan por la capilla”.

Fue concebida la Capilla central por el arquitecto Calixto Aureliano de Loira y Cardoso con el objetivo de ocupar el centro mismo de la necrópolis, en la intersección de sus dos avenidas principales. Su planta octogonal es única de su tipo en Cuba y se justifica en la creencia cristiana que asocia al número ocho con la resurrección.

El Juicio Final, óleo del pintor cubano Miguel Melero en el interior de la Capilla central
El Juicio Final, óleo del pintor cubano Miguel Melero en el interior de la Capilla central

Está compuesta de tres cuerpos concéntricos, que al ser de alturas distintas, resultan escalonados. El exterior de los cuerpos de la capilla es el más bajo y forma una galería o pórtico de arcadas de medio punto, que rodea el edificio. De los otros dos cuerpos que constituyen la capilla propiamente dicha, el central se eleva sobre ocho pilares y sostiene una cúpula en rincón de claustro reforzada por nervios y terminada en una cruz.

Construyó la capilla el ingeniero Francisco Marcótegui, que trabajaba para el Obispado de La Habana y que introdujo algunas modificaciones al proyecto inicial de Loira.  La fachada principal del edificio, un cuerpo saliente ceñido por una torre en su lateral derecho,  se encuentra orientada hacia el norte y su frente da a la avenida Cristóbal Colón, que nace en la Puerta de la Paz. A ambos lados del vestíbulo de ingreso se albergan dos espacios más pequeños: en uno de ellos se ubica la escalera de caracol, ―hecha en madera preciosa cubana usada para toda la carpintería del lugar― que lleva al coro en el piso superior. El vestíbulo está techado por una bóveda de cañón corrida, y a través de él se transita hacia el santuario.

Capilla central del cementerio de colón vista de la puerta de la paz
Capilla central del Cementerio de Colón vista de la Puerta de la Paz

En el año 1886 fue concluida e inaugurada oficialmente la capilla principal. Con ella se dieron por terminadas las obras esenciales del Cementerio de Colón (Puerta del norte y del sur, las rejas que cierran los accesos del este y oeste, muro perimetral, edificios de la administración al norte y sur, Osario y Capilla central). En un principio se encontraba la Capilla central pintada de gris con resaltes blancos, pero en la actualidad combina este último color con el amarillo y el rojo en las cúpulas.

A principios de 2015 fue remozada como parte parte de los trabajos de rehabilitación integral que se efectúan en el cementerio de Colón.