Continúa construcción del puente sobre el río Toa, en Baracoa, con una armazón antiterremotos y será capaz de resistir las embestidas que lo destruyeron

0

Con un armazón resistente a movimientos telúricos, el puente sobre el río Toa, en Baracoa, está llegando a su etapa final, con la colocación de los primeros 32 metros de estructura metálica.

El puente sobre el más caudaloso de los ríos cubanos fue derribado por la fuerza de los vientos y las aguas en la madrugada del 5 de octubre del 2016, tras el paso del huracán Matthew.

Desde entonces, el cruce sobre vía fluvial quedó interrumpido. Transcurridos ya un año y dos meses del derrumbe, la nueva obra civil se encuentra a un 75% de su ejecución.

La culminación del proyecto está prevista para el primer semestre de 2018. El segmento en montaje se extenderá desde el estribo Moa hasta el apoyo número cuatro con 16 vigas de acero A360, material antioxidante y anticorrosivo, idóneo por la cercanía del puente a la mar.

Maqueta virtual del puente sobre el río Toa

El vial demanda en total 76 traviesas de esa aleación metálica, con unas 530 toneladas de peso y otras 340, 5 de acero de refuerzo, según precisó el Mayor Germaín Veloz Camacaro, ingeniero a cargo de la obra.

Todos los elementos de atieso (arriostramientos), tornillería, equipamiento especializado y maquinarias para el montaje de un tramo de 56 metros, en tanto los restantes lo harán paulatinamente, han sido importados de Venezuela pues en Cuba no existían.

Hasta el momento se han empleado más de 2000 metros cúbicos de hormigón, incluidas las 564 losetas de concreto fundidas previamente, estructuras agrupadas por “paños” de similar composición sobre los cuales se sostendrá la pasarela.

El puente, que cumple con las normas nacionales para este tipo de construcciones, tendrá 224,83 metros de longitud, 11 de ancho, 11,88 metros sobre el nivel del mar y un peso total de ocho mil 740 toneladas, capaz de resistir las embestidas del río más caudaloso de Cuba.