El colosal pedraplén Caibarién – Cayo Santa María, el más largo de su tipo en el mundo

La carretera se extiende por casi 50 km entre Caibarién y la cayería norte de Villa Clara

0

Como una serpiente zigzagueando en el mar se extiende el pedraplén que une la Villa Blanca de Caibarién con cayo Santa María, en la costa norte de la provincia de Villa Clara. La colosal obra, la más larga de su tipo el mundo se extiende por 48 km y comunica, además de con Cayo Santa María con cayo Las Brujas, cayo Ensenachos y los pequeños islotes de Fragoso, Majá, Cobos, Francés, Las Picúas y Español de Adentro.

Su construcción se prolongó por una década a partir de que se lanzó la primera piedra el 12 de septiembre de 1989. Las causas principales del retraso fueron las constantes interrupciones por falta de equipamiento, combustibles y materiales que causaron un tiempo neto perdido de dos años.

Empate del pedraplén Caibarién Cayo - Santa María
Empate del pedraplén Caibarién Cayo – Santa María el 15 de diciembre de 1994, en el lugar donde hoy se ubica el monumento al Premio Puente de Alcántara

El Gobierno de Cuba destinó a esta obra priorizada enormes cantidades de recursos en las condiciones económicas más difíciles. Su ejecución se consideró imprescindible para el aprovechamiento turístico de la cayería norte de Villa Clara; aunque todavía algunos afirman que hubiese sido mejor utilizar otras vías de transportación de turistas más baratas, rápidas y con menor costo medioambiental.

Precisamente, para tratar de minimizar el impacto sobre el ecosistema de la zona, se construyeron a lo largo del recorrido del pedraplén Caibarién – Cayo Santa María, 44 puentes de hormigón armado y prefabricados que permitieran la libre circulación de las aguas. De esa forma se buscaba impedir la salinización y el daño a la fauna y la vegetación costera. Entre estos puentes destaca el puente sobre el Canal de los Barcos, que como bien dice su nombre permite el paso de las embarcaciones a ambos lados del pedraplén, y con sus 350 metros de longitud es el más largo de los puentes que existen en Cuba.

Foto satelital del Pedraplén Caibarién - Cayo Santa María copia
Foto satelital del Pedraplén Caibarién – Cayo Santa María

La obra, cuyo costo final se elevó, según el Gobierno de Cuba a 34 millones de dólares y 85 millones de pesos, causó admiración en el mundo y fue merecedora del “VII Premio Internacional Puente de Alcántara (1998 – 2000)” por su importancia cultural tecnológica, estética, funcional y social.

Con el paso de los años el pedraplén Caibarién – Cayo Santa María se ha convertido en una atracción turística en sí mismo que sirve de preámbulo al maravillo entorno natural de los cayos e islotes del norte de Villa Clara. Gracias a él, en buena medida, la zona ha logrado un vertiginoso desarrollo económico de la mano del turismo, locomotora de la economía cubana.

El huracán Irma de 2017 destruyó dos tramos del pedraplén Caibarién - Cayo Santa María
El huracán Irma de 2017 destruyó dos tramos del pedraplén Caibarién – Cayo Santa María

El principal enemigo del pedraplén Caibarién – Cayo Santa María, amén del paso implacable del tiempo que obliga al mantenimiento necesario, son los ciclones tropicales de gran intensidad. Aunque fue diseñado para soportar olas superiores a los dos metros de altura, los fuertes vientos y el oleaje que provocó el huracán Irma en 2017 destruyeron la obra muerta en dos tramos, lo que pone en evidencia el peligro que representan para la obra ingeniera los huracanes de gran intensidad categorías 4 y 5.

Sin embargo estos problemas esporádicos de carácter natural no restan ni un ápice de mérito a esta colosal obra del ingenio humano que causa la admiración de todos los que transitan sobre ella. Asombro que crece aún más si se conoce que con la cantidad de viajes que se hicieron cargando las piedras necesarias para su construcción se puede dar la vuelta 650 al planeta Tierra por el ecuador más de 650 veces.