La cubana Sissi Fleitas celebra boda relámpago en Nueva York

0

Sissi Fleitas encontró su alma gemela y se casó el pasado miércoles en Nueva York.

Si hubiera que describir la forma en que ocurrió todo, se puede decir que fue como una historia de telenovelas.

Conoció a su esposo, el empresario egipcio Refaie, hace 15 años en la misma ciudad donde se casaron.

“Yo estaba de viaje de trabajo, y decidí quedarme un par de días más de los que debía. Nos conocimos y quedamos flechados. Recuerdo que ese verano no nos separamos”, cuenta Sissi.

La presentadora y actriz cubana de 42 años reconoció en una entrevista reciente con el Nuevo Herald que estaba enamorada.

“Todo llega en su momento, tan solo hay que saber esperarlo”, dijo en esa ocasión, citando a Fito Páez.

Y así fue, porque luego de varios años separados, se reencontraron, y recientemente se comprometieron.

“Si las almas gemelas existen, él es literalmente mi alma gemela. Estoy segura que nos conocimos en otra vida”, dice.

La atracción fue a primera vista. “Es un hombre guapísimo”, dice del hombre que la fue conquistando con carisma, sentido del humor y su cultura. “Me quiere, me consiente en todo y compartimos gustos”, añade Sissi, quien también se conmueve por la manera en que su esposo trata a las personas que ella quiere.

La ceremonia que celebraron el miércoles, el Katb El Ketab, es una parte fundamental del matrimonio islámico. Esta tiene lugar antes de la boda, posee valor legal y en ella la pareja confirma los derechos y responsabilidades.

“Inicialmente íbamos a viajar a Egipto, entonces supimos que varios miembros de su familia pasarían unos días en Nueva York, y me pidió que adelantáramos esta ceremonia. Para él era muy importante, y yo, a pesar de que hacía muy poco que nos habíamos comprometido, accedí. Fue algo muy íntimo, muy bonito y muy familiar”, describe.

Ahora pasan una luna de miel muy corta entre Miami y Nueva York, en la que alternan además compromisos de trabajo. Después de la boda, se proponen recorrer Egipto en lo que será una larga luna de miel.

Tienen miles de planes: “Casa, celebraciones, proyectos y pasar mucho tiempo juntos”.

Y ahora viene a cuento, la pregunta de los bebés. Es la hora de la verdad, ¿alguna novedad con eso?

“Lo único que puedo adelantar es que tanto su mamá como la mía están locas por ser abuelas”, concluye Sissi, que prepara una boda por todo lo alto a finales de año.