No hay nada que hacer, Cuba se ha puesto vieja

0

Al cierre del 2017, unos 2 millones 246 799 personas tenían 60 años y más, lo cual representa un 20,1 % de la población cubana y confirma el acelerado proceso de envejecimiento demográfico que vive hoy el país, subrayó el doctor Alberto Fernández Seco, jefe del departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública.

Al intervenir en la primera jornada del XV Seminario Internacional Longevidad –que se celebra hasta este 20 de abril en el Palacio de Convenciones de La Habana– el también vicepresidente del evento apuntó que para el año 2020 se estima esta cifra ascienda al 21,5 %, es decir, 2 millones 388 788 personas, y hacia el 2030 se alcance un índice de envejecimiento de la población cubana de 30,3 %, con 3 millones 304 685 personas con 60 años y más.

Dicha dinámica demográfica coloca al país, y por supuesto a los sistemas de salud y de asistencia social, ante retos numerosos, explicó Fernández Seco, quien llamó la atención sobre la necesidad de comprender que todas las personas mayores son distintas, pues se envejece de maneras diversas. «Mientras algunas conservan su nivel funcional para realizar las actividades de la vida diaria, otras necesitan asistencia permanente para actividades básicas cotidianas», subrayó.

En ello intervienen, dijo, tanto factores individuales como ambientales. Los primeros estarían relacionados con la genética, los comportamientos, cambios asociados a la edad, y las enfermedades; en tanto los últimos se vinculan a elementos como la vivienda, dispositivos de asistencia, instalaciones sociales y el transporte, entre otros.

Asimismo, en la cita –que acoge el XI Encuentro Internacional de Enfermería, el IV Simposio de Salud Bucal en la Longevidad y el XIII Encuentro de Centenarios–, el experto señaló que en Cuba, al finalizar el año 2016, había 2 526 centenarios, de los cuales más del 55 % son mujeres.

Por otra parte, el conferencista enfatizó en el desafío que representan las demencias, y en particular el Alzheimer, que es la primera causa de discapacidad en adultos mayores y la mayor contribuyente de dependencia, necesidad de cuidado, sobrecarga económica y estrés sicológico en el cuidador.

Se calcula que 160 000 personas en Cuba padecen de demencia, número que ascenderá para el 2030 a las 300 000 personas. De ellos, el 70 % padecen de Alzheimer, subrayó el doctor Fernández Seco.

Después de los 65 años, las demencias afectan al 10 % del total de adultos mayores; a los 70 años al 20 %, a los 75 años al 30 % y después de los 90 años ese porcentaje supera el 50 %, añadió.

Para el especialista, envejecer con dependencia es evitable, en tanto se puede fomentar y mantener la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez, es decir, envejecer de manera saludable y activa.

Inline
Dale Like si no lo has hecho para que nos apoyes a seguir creciendo
Inline
Dale Like si no lo has hecho para que nos apoyes a seguir creciendo